Back to top

Cómo ser un buen anfitrión

1 envío / 0 nuevos
WS Member Imagen de WS Member
Cómo ser un buen anfitrión

Aclara expectativas

Discute con tu invitado potencial sobre las comidas o el uso de la cocina, el baño y los arreglos para dormir ¿Tienes mascotas? ¿niños en casa? ¿alergias de las que deberían saber? ¿trabajas a horas inusuales? ¿es necesario que te avisen la llegada con cierto tiempo de antelación? Tu perfil de Warmshowers es un buen lugar para compartir esta información. Mantén las cosas lo más directas y claras posible.

Las oportunidades de ducharse pueden ser pocas y lejanas entre sí cuando se acampa regularmente, probablemente lo primero que tu huésped querrá hacer es bañarse. Dale espacio para hacerlo antes de comenzar a preguntar los detalles de su viaje (¡pero pregúntale luego!). Muéstrale un lugar seguro donde pueda dejar su bicicleta y equipo, y un área apropiada para limpiar su bicicleta si es posible o necesario.

Si tu presupuesto no te permite alimentar a tu huésped, infórmale con tiempo para que pueda hacer otros arreglos. La comida es el combustible de los viajeros en bicicleta, lo cual hace que su apetito probablemente sea mayor que el tuyo. Recomendarle restaurante cercanos puede ser una ventaja adicional.

La regla de oro

Trata a tu huésped del modo en que te gustaría que te trataran si tú fueras invitado a su casa. Mantén los acuerdos a puntualmente y en su lugar, si tu cronograma cambia por alguna razón, infórmalo a tu huésped.

Sé un recurso

Si planeas hospedar regularmente, es bueno tener una colección de recursos con anticipación, así no tienes que repetirlo todo cada vez que hospedes a alguien. Un mapa de tu área local es invaluable para localizar los servicios que puedan ser de interés de los ciclistas, todo, desde tu tienda de bicicletas favorita hasta supermercados y restaurantes. Ofrece indicaciones para la mejor forma de salir de la ciudad y que casualmente pase por una gran pastelería o tenga un paisaje increíble.

Confía en tu instinto

Si te sientes incómodo con la situación por alguna razón, no te comprometas a hospedar. Si algo no se siente bien durante las primeras conversaciones, es posible que no sea una opción que se ajuste a ti, sigue tu instinto. Agradece por la solicitud y deja pasar la oportunidad.

Con un poco es suficiente

Incluso si  no parece importante, limita el tiempo que tu huésped se queda contigo.  Recuerda lo que dijo Benjamin Franklin “Los huéspedes, como los peces, comienzan a oler mal después de tres días”. Esto también aplica para el hospedaje en serie.

Si estás cerca o en una ruta popular de bicicleta, puede que recibas muchas solicitudes para hospedar, sé consciente de cuando estés alcanzando tu límite para hospedar, no importa cuál sea tu límite. Si has tenido a varios huéspedes de forma seguida, tal vez sea tiempo de tomarte un descanso antes de continuar recibiendo a más. Está bien decir no.

Si todo esto suena como mucho para tener en cuenta o manejar, o si un poco de espontaneidad no encaja en tu vida en este momento, puede que ser un anfitrión no sea tu mayor interés en la actualidad. Sé consciente de tus límites y necesidades y actúa de acuerdo a éstas por el bien de todos.

Gracias a Adventure Cycling por este artículo publicado originalmente como How to be a good host en la serie Bicycle Travel Etiquette